Créase o no, para tu hijo adolescente eres más importante que sus amigos

Me vienen escalofríos al pensar que un día mi hijo será adolescente y desaparecerá de casa gran parte del día, se la pasará con sus amigos en lugar de con su familia e incluso, quizás, repetirá lo que ellos dicen para enseñarme alguna lección. Que un día, mi palabra (errada) será contrapuesta con la de esas amistades que tendrán siempre razón. En verdad, así me recuerdo un poco cuando evoco a mi yo adolescente.

Pero, ¿eran las cosas realmente así?

Recientemente se publicó un estudio que contradice mis memorias y mis turbios presagios con respecto al futuro. Al parecer, los adolescentes tendrían en mejor concepto la opinión de sus padres que la de sus amigos, e incluso, los elegirían si hubiera un problema entre ambos. ¡Qué alivio!

En la investigación se pusieron en juego los intereses de los padres y de los amigos frente a un grupo de adolescentes. El resultado inesperado fue que los hijos priorizaban a sus padres por sobre sus amigos en la mayoría de los casos.

people young happy smiling
Los adolescentes priorizarían el bienestar de los padres por sobre el de sus amistades. Foto: Pixabay on Pexels.com

Así, leyendo ese estudio empezaron a surgir en mi mente algunas cosas que tenía borradas. Esa adolescente amiguera y algo rebelde que creía haber sido, en verdad no lo habría sido todo el tiempo, ni tanto así.

man wearing green printed crew neck shirt while sleeping
Aunque parezca que tu hijo adolescente no te escucha, ¡sí lo hace! Foto: John-Mark Smith on Pexels.com

Escarbando un poco y desempolvando mi mente, recordé algo gratificante: que las decisiones más importantes que tomé entonces, fueron más acordes con los consejos que me dieron mis padres que con aquellos que recibí de mis amigos.  Increíble, ¿no?

Así que, si tus hijos fingen no escucharte, descuida: probablemente sí lo estén haciendo. Sólo hay que esperar a que pase el tiempo para comprobarlo.

Y tú, ¿le temes a que tus hijos lleguen a ser adolescentes y te desafíen? ¿Tú cómo eras a esa edad?

Deja un comentario